Nuestra tradición, desde 1948

Allá, por 1943, Bariloche era un pueblo de unos 4000 habitantes (hoy más de 150.000), con un entorno natural imponente que cautivó a la familia Razza. Se establecieron en una zona donde había quintas rodeadas por cipreses y huellas. Fue allí donde nació en 1948, Cerámica Bariloche. En el año treinta Luis Razza (1900- 2007) había partido del noreste de Italia (Trieste), tierra de mar y montañas. Y luego de algunos años de fecundo trabajo en Buenos Aires eligió a Bariloche como su nueva tierra. Aquí se asentó junto a Ana María (Rimini, Italia), su esposa y su hijo Luis, con entusiasmo y esperanza, a trabajar por el futuro. Se inspiraron en la belleza del lugar para dar vida a formas y decorados. Cada nuevo diseño es luego realizado a mano sobre las piezas.
Este ha sido el secreto de una tradición ceramista, próxima a los 70 años de trayectoria, que hoy enorgullece a San Carlos de Bariloche.

Alabarda de Ceramica Bariloche

Marca identificatoria

Nuestra marca identificatoria es una Alabarda personalizada. La Alabarda es el símbolo histórico de la ciudad de Trieste en Italia, ciudad natal de Don Luis Razza fundador de Cerámica Bariloche S.A. Nuestra Alabarda es hoy también parte de la Patagonia, a la que trajo la fuerza emprendedora de su significado original. A lo largo de estos 69 años hemos hecho distintas versiones de nuestra Alabarda, varias de ellas coexistieron. Cada pieza posee en su base nuestra marca identificatoria que garantiza su auténtico origen.

Autenticidad

Si Usted desea confirmar la autenticidad de sus piezas, únicamente deberá enviarnos un e-mail con fotos de buena calidad de las mismas, así como de su base donde se pueda ver en detalle la “Alabarda” y marca. Nosotros con mucho gusto le confirmaremos si son piezas genuinas de Cerámica Bariloche S.A.

museo-foto1
museo-foto10
museo-foto9
museo-foto8
museo-foto7
museo-foto6
museo-foto5
museo-foto4
museo-foto3
museo-foto2

Museo Cerámica Bariloche

Conservamos en nuestro museo las más variadas creaciones de Cerámica Bariloche S.A. Atesoramos muchas piezas únicas que por algún motivo especial forman parte del museo. Se han creado literalmente miles de modelos y centenares de motivos de decoración. Hemos desarrollado trabajos sobre la mayoría de las técnicas de nuestro arte, noble y milenario.
Nuestro trabajo tiene una marcada raíz en la mayólica italiana debido al origen de los fundadores. Con el transcurrir de los años hemos ido desarrollando nuestro carácter, hasta convertirlo en propio, tradicional y en Patrimonio Cultural de San Carlos de Bariloche.

Distinciones recibidas

Nuestro trabajo artesanal a sido declarado de interés Municipal por la Municipalidad de San Carlos de Bariloche y de interés cultural por la Provincia de Río Negro. Hemos distinguido en el programa de Buenas Prácticas 2009/2013 que otorga el Ministerio de Turismo de la Nación. Nuestra línea Razza fue distinguida con el Sello de Buen Diseño argentino 2017 otorgado por el Ministerio de Producción.
Alemania, Holanda, Austria, Hungría y muchos otros países del mundo poseen la empresa de manufactura de porcelana o cerámica decorada a mano más reconocida de su País. Cerámica Bariloche S.A., por su trayectoria, clientes nacionales e internacionales, originalidad y prestigio se puede considerar la empresa de cerámica decorada a mano más reconocida de la Argentina.

sello buen disegno argentino
diploma sello buen disegno
distinguido-buenas-practicas
publicacion-ceramica-bariloche
participacion-expo-sevilla
declaracion-interes-cultural
certificado revalida ceramica bariloche
Institucionales
sombra5-1920x200_edited-2
llao-llao-bariloche
lla-llao-verano
flor2
flor1
cerro-otto-invierno
bariloche-verano

Nuestra inspiración

El ambiente natural que rodea San Carlos de Bariloche, con sus cielos azules, sus lagos transparentes, sus infinitos verdes cambiantes y la policromía de sus flores, ha inspirado a tres generaciones de diseños firmados Razza, que son realizados sobre las piezas en una atmósfera serena y amable donde se respira el mágico espíritu de la naturaleza.

“Arte noble y bizarro,

entre todos el primero,

porque en el oficio del barro,

Dios fue el primer alfarero y

el hombre su primer cacharro”

Anónimo